¿Qué hemos hecho durante el confinamiento?

Insights de búsquedas durante el periodo de confinamiento.


Todos hemos hecho lo que hemos podido y lo que se nos ha ocurrido para sobrellevar mejor esta situación, pero podemos hacer un análisis en base a ciertos datos relacionados con las búsquedas en internet.

Google detecta -a nivel internacional- una serie de patrones en intereses y hábitos gracias a su herramienta Google Trends.


Búsquedas_confinamiento

Gracias al análisis de patrones de búsqueda detecta una serie de necesidades inmediatas, hábitos diarios diferentes y nuevas líneas de comportamiento que parecen estabilizarse:


NECESIDADES INMEDIATAS:

  • Búsqueda de financiación, consultas de banca online y consultas de ayuda gubernamental
  • Interés por formación online, cursos y clases online.

NUEVO DÍA A DÍA:

  • Búsquedas relacionadas con el aprovechamiento del espacio, mantener el orden y organizar las tareas domésticas.
  • Percibe también gran interés por mantenerse en forma en el hogar: cursos, fitness y ejercicio físico en general.
  • También observa interés por la renovación de electrodomésticos (especialmente los de la cocina)

COMPORTAMIENTOS EMERGENTES:

  • Compra online de necesidades básicas y consumo de ocio.
  • Al dedicarse más tiempo a la cocina, también percibe un aumento de interés por el cultivo de alimentos propios, ecológicos y/o la compra directa a productores.
  • Ideas de entretenimiento en videos (YouTube)


ESPAÑA:


Si hacemos una búsqueda específica en Google Trends para España (últimos 90 días) relacionada con los puntos arriba mencionados observamos lo siguiente:


Busquedas_google_confinamiento

-       Tras decretarse el estado de alarma comienzan a aumentar las búsquedas relacionadas con la cocina/comida/recetas (azul).


-       Las búsquedas relacionadas con manualidades o DIY aumentan muy significativamente durante todo el estado de alarma. Se percibe una tendencia descendente tras anunciarse las salidas y franjas horarias. (amarillo)


-       El brusco incremento de las búsquedas relacionadas con deporte es curioso. Pero como se aprecia, comienzan a realizarse cuando se anuncia la fecha en la que se podrá salir de casa para hacer deporte, pero quizá lo inespecífico de ese anuncio suscitó este gran incremento.


-       Por último tenemos la formación/cursos (verde) de la que no observamos un especial incremento. Podríamos decir que se ha mantenido +/- estable (el gráfico muestra búsquedas relacionadas con el término “cursos”, pero también hemos analizado los términos “formación” y “cursos de formación” y el resultado es prácticamente el mismo). También creemos que la gente no accede a contenido formativo a través de búsquedas genéricas sino a páginas concretas relacionadas con sus intereses.


¿Algo de esto habrá llegado para quedarse?


Felicitación de Navidad 2019

Nuestra felicitación de Navidad de este año está causando furor, por eso la compartimos también con vosotros por aquí:



¡Feliz Navidad!

(Actualización mayo de 2020) Actualizamos esta entrada para comentar que... ¡Nuestra felicitación de navidad ha ganado dos premios en el Festival Internacional de Publicidad y Humor, Smile Festival! Mejor humor en acción viral online y mejor humor en autopromoción online.


El internet de las cosas




Qué práctico sería que un cepillo de dientes nos avisara de una pequeña caries, ¿no? O que por ejemplo, todas las neveras trajeran incorporado un sensor para saber la fecha de caducidad de cada alimento. Sí amigos, esto es el “Internet de las cosas” o “Internet de los objetos” (IoT, por sus siglas en inglés), un concepto que surgió en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

“Se acerca la digitalización del mundo físico” o, dicho de otro modo, una revolución entre la forma de interactuar entre las personas y los objetos, o los objetos entre ellos para darnos información en tiempo real y constante, para de este modo estar conectados en todo momento y facilitar nuestra vida diaria hasta el más mínimo detalle.

Se calcula que en 2020, alrededor de 35.000 millones de dispositivos se conectarán a la red con el fin de proporcionar a la población una serie de servicios y aplicaciones inteligentes nunca antes vistas.

Según Hans Vestberg , CEO de Ericsson, las repercusiones serán considerables: “Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia”.

Para entender de qué va el Internet de las cosas debemos también comprender que sus fundamentos no son en lo absoluto nuevos. Desde hace unos 30 años que se viene trabajando con la idea de hacer un poco más interactivos todos los objetos de uso cotidiano. Ideas como el hogar inteligente, también conocido como la casa del mañana, han evolucionado antes de que nos demos cuenta en el hogar conectado para entrar al Internet de las cosas.

Todo ello, se ha desarrollado prácticamente dentro del sector privado donde, el Internet de las cosas, crece cada vez más. En sectores como la industria de producción en cadena, el control de la infraestructura urbana, control ambiental o el sector sanitario ha sido donde ha tenido más impacto y relevancia.

Pese a que las ventajas son numerosas, como puede ser comunicarnos de un modo más rápido y sencillo o acceder a cualquier tipo de información desde cualquier lugar, también hace que surjan desventajas o inconvenientes en que todo se conecte a la red.

Las desventajas pueden ir desde la información incorrecta o maligna, donde los más vulnerables son los menores de edad hasta la dependencia absoluta de las tecnologías, haciendo que perdamos buenas y saludables costumbres por la comodidad que nos otorga el Internet de las cosas. A todo ello, podemos unirle el incremento de la piratería, el spam, la suplantación de identidad, virus o malware, por ejemplo.

Sea como fuere, tendremos que esperar a que el tiempo ponga las “cosas” en su lugar y veamos el proceso de transformación que supone conectar toda nuestra vida a Internet.

Del CERN al mundo

 En el año que se cumplen 25 años de la apertura a la sociedad de la World Wide Web, hacemos un repaso por el proceso que revolucionó a la población  


Hace 27 años, gracias a la observación, todo cambió. Para explicar esta afirmación, nos remontamos a 1989, donde Tim Berners-Lee, trabajador del CERN, se dio cuenta de que, a los científicos que allí trabajaban, les costaba mucho compartir la información. Esto, le llevó a indagar en un método para facilitarles la transmisión de documentos.

El proyecto no causó mucha sensación entre los trabajadores, pero su jefe supo ver la oportunidad que se presentaba ante ellos y, en septiembre de 1990, le permitió que comenzase a desarrollar la idea.

En octubre de ese mismo año, Berners-Lee, ya había ahondado en las tres tecnologías fundamentales para que el proyecto funcionase: el lenguaje HTML, las URL y el protocolo de transferencia de hipertextos HTTP.


Un proyecto local que da el salto a la globalización


Así es que el 6 de agosto de 1991 vio la luz la primera web, pero su acceso estaba restringido al CERN. Hasta que llegó el día 23 de agosto, cuando se celebra el Día del Internauta; y, esto es debido, a que fue la primera vez en la historia, que los usuarios externos al CERN, pudieron acceder a la creación de Berners-Lee. Porque la web, sin usuarios, no sería nada. Vosotros no estarías leyendo este artículo, ni nosotros escribiendo estas palabras.

Debido a las lentas conexiones que había, no se podía recargar mucho el diseño de las webs; por eso la navegación también debía ser sencilla y, al mismo tiempo, ser simple también en contenido. En aquellos inicios, ni la publicidad tenía cabida.

Por lo que la filosofía que Tim Berners-Lee pregonaba, sobre la web, sigue intacta: un espacio descentralizado, universal, consensual y no discriminatorio. Ese objetivo, lo llevó en diferentes ocasiones a reivindicar la desigualdad en el entorno y a revelarse contra la infracción de los derechos digitales.

¿Cuál será el futuro? ¿Qué desafíos nos traerá? Eso no lo podemos decir con exactitud, lo único que sabemos es que, vosotros, seguiréis siendo el eje y el motor del entorno digital.

"Hazte con todos"

 

Pokémon GO, un juego de realidad alternativa que mezcla componentes culturales, sociales y de movilidad.

 


Dos chiquillos andan por la calle. Se paran, retroceden y se vuelven a detener. En efecto, están jugando al juego de moda: Pokémon GO. Una aplicación que trae a los bichos que fueron los reyes de los 90 en nuestras consolas, dos décadas después, a nuestros smartphones.


Se trata de un juego de realidad alternativa, es decir, una aplicación que une el mundo real al virtual con el objetivo de entretener y comunicar a través de experiencias que viven los propios usuarios. Un mundo que van descubriendo, a medida que avanzan en el juego y descubren nuevos lugares, potenciando la participación, interacción e implicación de los gamers. Todo esto da lugar a la triangulación perfecta: cultural, móvil y social.

Pokémon GO, ¿cultural? ¿dónde tiene el componente móvil? ¿Y el social? Vamos por pasos a explicar todo lo que este juego trae, más allá del entretenimiento que proporciona.

Uno de los elementos fundamentales son las ‘Pokeparadas’, lugares simbólicos de nuestro entorno cotidiano donde podemos encontrar ítems y provisiones que nos facilitarán el juego. Con ellas, se introduce el elemento cultural, teniendo algunas veces descripciones de los propios monumentos en los que se sitúan.

Para llegar a estos lugares hay que andar, hacer ejercicio y así acabar con el sedentarismo actual que existe en la sociedad mediante la movilidad de sus jugadores. Donde para capturar más pokémon mediante las ‘pokéballs’, hay que caminar a lo largo de la ciudad, al igual que para hacer que eclosionen los huevos que podemos encontrar en las mencionadas Pokeparadas.

Todo ello, rodeado por un entorno social. Tanto con las macroquedadas que los jugadores realizan como con los gimnasios, conquistados por diferentes equipos y haciendo que los participantes se impliquen y luchen para arrebatárselos a sus contrincantes.

Pero… ¿cuál es su público objetivo? Pokémon GO se centra en la gente que tiene mucho tiempo libre… no obstante uno de los retos de la empresa creadora es ese, enganchar al sector que tiene un tiempo limitado y necesita conciliar sus obligaciones con dicho juego.

Lo que es limitada también es la batería, porque a diferencia del tópico que se ha extendido de que se consumen muchos datos, es la batería la que ve descender su porcentaje a pasos agigantados. Ya os podéis imaginar que los fabricantes de power bank deben estar encantados…

Lo que está claro es que el poder de convocatoria de pokémon sigue siendo el mismo, o mayor,  que el de los 90. Eso sí, mientras hace dos décadas los jugadores se reunían alrededor de una consola; ahora, todo se hace en forma de reuniones, con las quedadas anteriormente citadas.

Todo mediante un uso responsable del juego. No utilizarlo mientras conduces o no allanar propiedades privadas podría parecer algo lógico, pero ya se han dado casos de que, la adicción por el juego y la absorción que produce, han llevado a saltarse las normas básicas de convivencia. Por lo que… ¡Cuidado pokemaníacos que hay tiempo para todo!

#micromomentos



La forma en la que consumimos contenidos y nos relacionamos con las marcas ha cambiado radicalmente con el uso del smartphone, rediseñando completamente el proceso de compra, la búsqueda de información, el entretenimiento, la forma que tenemos de comunicarnos con otras personas.. y con las marcas. Las conexiones diarias han pasado de durar horas a fragmentarse en muchos momentos de corta duración.
¿No te ha pasado alguna vez encontrarte en una situación en la que por acto reflejo has tenido que recurrir a tu smartphone para solucionar alguna de estas preguntas?

¿Qué quiero saber?
¿A dónde quiero ir?
¿Qué quiero hacer?
¿Qué quiero comprar?
¿Qué tengo cerca?

Esta tesitura la ha bautizado Google como “Micromomentos”. Son momentos duran pocos segundos y son vividos con mucha intensidad, ya que requieren una respuesta instantánea.

Por ejemplo:

  • Estás tocando la guitarra y se te rompe una cuerda, necesitas una tienda de instrumentos ¿qué haces? Lo buscas en tu móvil.
  • Estás a punto de realizar una compra, bien online o en una tienda física y buscas recomendaciones a cerca de ese producto. Lo haces desde tu móvil.
  • Eres padre, no sabes hacer coletas. ¿Alguien sabrá en internet no?
  • Eres madre, no sabes qué equipo ha ganado la champions hace tres años, pero tu hijo te lo pregunta. Lo buscas en tu móvil.
  • Has conocido a alguien que te gusta, pero no sabes mucho de su vida... lo vas a "investigar" desde tu móvil, Y LO SABES.

El 91% de los usuarios de teléfonos inteligentes recurre a su smartphone en busca de ideas mientras realizan otra tarea. Cuando las personas buscan algo es un momento clave para las marcas, ya que lo que impulsa a ese consumidor es una necesidad. Son personas que piden ayuda.

En una estrategia de marketing actual se deben de tener en cuenta estas ocasiones ya que esas personas quieren satisfacer una necesidad, y tu deber como marca es ayudarles en todo lo que podamos. Al ser consultas rápidas, nuestro mensaje debe ser breve y excepcional. El éxito de nuestra marca vendrá dado por si sabemos entender las necesidades de nuestros consumidores en esos “micromomentos”.



 

Antropomarketing


El comportamiento humano, fundamental para una estrategia de marketing

            

La antropología es la ciencia que aspira a producir conocimiento sobre el ser humano desde una perspectiva basada en diversos aspectos. De ésta se desprende la antropología social o cultural, una rama que centra sus estudios en el conocimiento del hombre por medio de sus costumbres, creencias y relaciones.

Esta ciencia ha cobrado una importancia enorme en el marketing a lo largo de los años, a pesar de que ya era algo intrínseco, se ha definido como “antropomarketing”, siendo ya esencial tenerlo en cuenta para implementarlo en las estrategias de cualquier tipo de mercado.

El concepto se centra en analizar los patrones de consumidores de manera profunda para comprender sus costumbres, conductas, gustos y patrones de comportamiento. 

¿En qué se diferencia el estudio del consumidor del antropomarketing?

Los mercados no están constituidos por segmentos de personas con necesidades específicas propias de sus perfiles, sino que están conformados por sistemas de prácticas y significados entrelazados, que pueden o no tener resonancia para un producto, marca o experiencia.
A causa de esto, la antropología aplicada al marketing, además de ser útil para comprender lo que está sucediendo con el consumidor, resulta efectiva para esclarecer el trasfondo de las decisiones y acciones de ese individuo. Esto permite a las marcas identificar los catalizadores de comportamiento de las personas, incluso cuando estos son subconscientes. 

¿Cómo pueden sacar provecho las marcas del antropomarketing?

La posibilidad de entender la perspectiva de los consumidores permite que las empresas se anticipen a los diferentes cambios socioculturales que afectan el comportamiento de los individuos. Conocer el comportamiento de los consumidores desde un punto de vista ‘interno’ resulta fundamental para que las empresas rediseñen no sólo sus productos o servicios sino también toda la experiencia de usuario en torno a éstos.

El hecho de analizar y conocer al consumidor desde su parte más humana, permite que las marcas profundicen en las necesidades de las personas, y generen soluciones realmente viables para sus usuarios, a esto se le llama generar valor, que tienen como resultado la fidelización de los mismos.

Al igual que otros conceptos como el human media; que pone en primer plano al factor humano para comprender la el uso de las plataformas y las herramientas online, hacen pensar que la antropología aplicada al marketing más que un plus es una necesidad para las marcas de hoy en día. Este concepto está también muy ligado al neuromarketing, que estudia los efectos que tiene la publicidad y los estímulos emocionales  que ésta provoca en el cerebro humano.

Lo que las empresas -sin importar cual sea el sector en el que se desempeñan- deben comprender, es que analizar y entender al consumidor desde su parte más humana no es un plus sino una necesidad que debe ser resuelta para que las marcas logren adaptarse a los constantes cambios que atraviesan las personas a lo largo del tiempo, transformaciones que sin lugar a duda tienen una relación directa con las decisiones de compra de cada uno de ellos.

Las personas y sus comportamientos no deben ser medidos únicamente en cifras cuantitativas, requiere de un análisis antropológico profundo para que las marcas ejecuten efectivamente su estrategia de comunicación centrada y personalizada. Un marketing emocional con el que las personas puedan sentirse identificadas.

Si te interesa este tema puedes consultar el libro; Antropomarketing: Dos Flintstones à era digital: marketing e a natureza humana, Clemente Nobrega, Senac Rio de Janeiro