La abuela no se cae...

Aunque ya necesita ayuda...

Su artrosis en los dedos de la mano le impiden abrir una simple puerta con éxito. Dados su frustración y cabreo por tal limitación, nos han llevado a adoptar medidas drásticas y eficaces para ayudarla. Le hemos enseñado a utilizar la ley de la palanca, y se lo hemos ejemplificado con una pala de pescado. Ella se lo ha tomado de forma literal.

Desde ahora llevara en el bolso este instrumento. Se ha convertido en una terrorista en potencia para cualquier control policial.


video